Las siete artes y el fútbol

Las siete artes clásicas y el fútbol / FOTOMONTAJE DE PdF

El balompié recoge características de todas las disciplinas artísticas: arquitectura, música, pintura…

El fútbol es arte. El fútbol es cultura. Vimos en una entrada anterior que es teatro (y del bueno), pero abarca mucho más: música, pintura, escultura… 

Las siete artes están representadas en el fútbol, empezando por la arquitectura, porque en todo equipo debe haber, al menos, un constructor (y un destructor), un arquitecto que mueva el esférico con sentido; el centro de todas las triangulaciones. Dicho esto, no es baladí que este deporte se practique en un rectángulo de juego, con sus áreas (y sus vértices), sus puntos de penalti y su círculo central atravesado por la línea divisoria. El objetivo del partido es introducir el balón en el arco contrario; si ello se logra por la escuadra y con poco ángulo la foto quedará mucho más vistosa. El goleador, un figura, podrá marcar tras una jugada individual, rematando un centro o después de recibir un pase previo desmarque en diagonal para superar el eje de la defensa.

Goles para enmarcar y alguna cantada

Menos presencia tienen la escultura y la pintura, aunque también aparecen en el lenguaje futbolístico. A fin de cuentas, los goles se anotan en el marco contrario. Si el tanto es muy bello, diremos que es para enmarcar y pediremos una estatua para el jugador que lo haya logrado. También la estatua es lo que hace un portero si se queda quieto, sin reaccionar, cuando una falta está tan bien lanzada que poco más puede hacer que seguir con la mirada cómo se introduce la pelota en la portería. Ante una obra de arte así solo queda aplaudir.

Siguiendo esta línea, a veces es mejor para el cancerbero parecer torpe que demostrarlo con una cantada; al final, el resultado será el mismo. Eso sí, podrá esquivar las críticas si, tras una mala decisión, el rival falla el gol cantado. Esa jugada seguro que será clave para el desarrollo del encuentro. Es el turno de la música. Hay futbolistas altos y futbolistas bajos; los hay que corren por la banda y también está el director de orquesta (algo así como el arquitecto). Enseguida el aficionado observa si la estrella del equipo tiene ritmo o salió la noche anterior, y si un jugador desentona o no en su nueva posición. Al final, los medios de comunicación se encargarán de poner las notas del partido.

Cine y literatura en el fútbol

¿Hay danza en el fútbol? Si un equipo tiene mucha calidad es posible que baile al contrario. Además, por la manera de moverse, algunos jugadores parece que dancen en el campo. En cuanto a la poesía/literatura, está claro que ya está muy ligada a este deporte. El libro Poesía y patadas (Ed. Córner), de Miguel Ángel Ortiz, recoge los cien años de relación entre ambos, y son numerosos los libros dedicados a esta disciplina. Y sobre el cine nos valen las mismas palabras y expresiones del artículo citado al principio de este texto: Fútbol, teatro del bueno.

*Basado en los artículos El fútbol es cultura y Geometría futbolística: del plano al terreno de juego, de Fundéu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s