Fergus Suter, contigo empezó todo

Kevin Guthrie y Edward Holcroft / UN JUEGO DE CABALLEROS

‘Un juego de caballeros’ (Netflix) reconstruye los inicios del fútbol moderno con dosis de realidad e imaginación

Inglaterra. Finales del siglo XIX. El fútbol moderno empieza a tomar forma. En aquellos años, es un deporte de la alta sociedad para la alta sociedad, donde predomina el juego individual, la finta, imagen de valentía y arrojo, reminiscencia de las gestas de caballerías. Es una actividad de los gentlemen para socializar, para pasar un buen rato y sí, también para competir por los primeros trofeos, pero desde el amateurismo. Sin embargo, le faltan todavía unos detalles para convertirse en el embrión de lo que es hoy.

Kevin Guthrie y Edward Holcroft / UN JUEGO DE CABALLEROS
Fergus Suter (i.) y Arthur Kinnaird (d.) interpretados por Kevin Guthrie y Edward Holcroft, respectivamente / UN JUEGO DE CABALLEROS

En este contexto sucede Un juego de caballeros (‘The English Game’), en Netflix, donde Julian Fellowes, creador de Downtown Abbey, recoge la esencia de esa lucha de poder, ese paso dado hacia el profesionalismo, con los primeros éxitos de la clase obrera en el mundo futbolero, y mezcla una dosis de realidad y varias raciones de imaginación para construir esta miniserie de seis capítulos de unos 45 minutos (cuatro horas y media en total), de cuyos protagonistas poca información ha llegado hasta nuestros días.

Arthur Kinnaird y Alma Kinnaird

En el lado de la aristocracia, del fútbol elitista, destaca la figura del banquero Lord Arthur Fitzgerald Kinnaird (interpretado por Edward Holcroft), inconfundible con su barba pelirroja, líder de su equipo y auténtico referente del balompié de aquellos años: ganó cinco veces la FA Cup (tres con el Wanderers y dos con el Old Etonians, equipo formado por los antiguos alumnos de Eton), antes de presidir la Asociación de Fútbol (FA).

Edward Holcroft y Lord Arthur Kinnaird / UN JUEGO DE CABALLEROS - WIKIPEDIA
El actor Edward Holcroft en el papel de Arthur Kinnaird y Lord Arthur Kinnaird / UN JUEGO DE CABALLEROS – WIKIPEDIA

Casado con Mary Alma Victoria Kinnaird (Charlotte Hope), el director lo representa como alguien con unos valores muy claros —antepone la familia a su gran pasión—, y como alguien comprensivo, el eslabón que toda cadena necesita para unir dos extremos, tomar lo mejor de cada uno y así prosperar. Es cierto que desarrolló una labor filantrópica a través de la financiación de casas de acogida, algo a lo que Fellowes hace un guiño en Un juego de caballeros. Pero no hay constancia de que su amor por el deporte tensara las relaciones con su esposa, por lo que este punto parece una licencia del autor.

Fergus Suter y Martha Almond

En el lado de la clase obrera, el protagonista principal es Fergus Suter (Kevin Guthrie), el picapedrero que destacaba por su fútbol en el Partick escocés y que se mudó a Darwen, Inglaterra, pueblo que vivía de su molino y de la producción de algodón, para jugar en el equipo local a cambio de una retribución, a pesar de que ello estaba prohibido en el reglamento de la época. Como es evidente, este detalle no era oficial.

Fergus Suter y Kevin Guthrie / WIKIPEDIA - UN JUEGO DE CABALLEROS
Fergus Suter y el actor Kevin Guthrie en el papel de Fergus Suter / WIKIPEDIA – UN JUEGO DE CABALLEROS

Suter revolucionó el fútbol del sur y pronto se erigió en el estandarte del Darwen. Propuso un juego de combinación, de cooperación, alejado del individualismo del balompié elitista, en el que la esencia del todos a una les valió a estos trabajadores alcanzar hitos jamás pensados hasta entonces. Sin embargo, Suter se vendió al Blackburn Rovers, que le pagaba más y le daba las herramientas para liderar el primer equipo de obreros con opciones de ganar la FA Cup. El director maquilla esta traición con una situación personal complicada que lleva al futbolista a tomar esta decisión y logra que el espectador empatice con él, del mismo modo que este fichaje se convierte, en la ficción, en un halo de esperanza para la clase obrera en esta lucha de poder. Su idilio con Martha Almond (Niamh Walsh) parece otra nota imaginativa de Fellowes, a pesar de que esta mujer existió, según la documentación de la época. Pero poco más se sabe de ella.

James Love y los resultados

Sin embargo, Suter no hubiera escrito su nombre con letras doradas en la historia sin la ayuda de su compañero y amigo Jimmy Love (James Harkness), que llegó a Darwen unos meses antes (aunque en la serie este detalle no queda claro) huyendo de Glasgow, donde las deudas le habían dejado en una posición complicada ante la justicia. También cobraba por chutar el balón y marcar goles, por lo que podría considerarse que fue el primer futbolista profesional, aunque la gloria se la ha llevado Suter por sus éxitos. Con todo, el final de Love en Un juego de caballeros (casado e inválido para el fútbol a causa de una grave lesión) es mucho más amable que en la vida real: alistado en la Marina tras un breve paso por Darwen (tal vez siguió huyendo), murió con 24 años por fiebre tifoidea en Egipto.

El actor James Harkness / UN JUEGO DE CABALLEROS
James Harkness es Jimmy Love / UN JUEGO DE CABALLEROS

En cuanto al desarrollo de las competiciones, Un juego de caballeros mezcla partidos y temporadas. Sí se hace mención a un histórico 5-5 entre Darwen y Old Etonians, pero el desenlace, con la final histórica entre Old Etonians y Blackburn Rovers, no se ajusta del todo a la realidad. Sin embargo, el resultado es el mismo: el fútbol surgido de las clases obreras y el profesionalismo empezaron a imponerse al balompié amateur y burgués a finales del siglo XIX. Y hasta hoy.

El mensaje de ‘Juego de caballeros’

Asimismo, The English Game destaca por la personalidad tan marcada que da a cada uno de sus personajes, y porque transmite el mensaje de que no hay que juzgar a nadie, porque detrás de cada persona hay una historia, y cada uno tiene sus razones para actuar de una determinada manera en un determinado momento.

Niamh Walsh y Charlotte Hope en 'Un juego de caballeros'
Las actrices Niamh Walsh (i.) y Charlotte Hope (d.) interpretan a Martha Almond y Alma Kinnaird, respectivamente / UN JUEGO DE CABALLEROS

Hay gustos para todo, pero esta mezcla de fútbol e historia, con sus dosis de leyenda es una de las series de moda en Netflix. Por algo será.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s